AMIJYY Kehila Congregacion Jadesh Yameinu Yeshua

carta abierta a los que critican a Israel 

Hola. Soy estudiante universitario y estoy cursando el Máster en Investigación Médica en una reconocida institución académica del sur de Israel. Durante estos últimos días, mi gobierno decidió desplegar un justificado ataque contra el régimen del Hamas en la Franja de Gaza, operación que se inició con la liquidación de un alto jefe del Brazo Armado de la Organización Hamas – que si se me permite mencionarlo, fue catalogada como organización terrorista por la mayoría de los países del mundo – e inició con ello una escalada que resultó en una operación militar de amplio espectro, a raíz de la reacción del Hamas a la liquidación en forma de bombardeo masivo de misiles contra el sur de Israel, en el comienzo, y luego sobre Tel Aviv y Jerusalén.

 

Cuando suena la sirena de alarma, esa maldita sirena, que anuncia que tenemos algunos segundos para ponernos a cubierto, sentimos que nuestras vidas están en peligro… Nunca logramos acostumbramos a ese sonido espantoso. Cada vez que empieza a sonar la alarma es como si el cuerpo se nos paralizara por un momento, nuestra boca se llena con el sabor del miedo, y sólo después de algunos segundos nos sobreponemos y corremos a buscar refugio. Y yo no tengo hijos pequeños para preocuparme por ellos, y por eso no puedo imaginarme qué sienten los padres en una situación así.

¿Y ustedes? ¿Cuántas veces se encontraron en peligro inmediato? Hoy, mi vida estuvo en peligro 6 veces, y decenas de veces durante el transcurso de esta última semana.

Los misiles son el motivo por lo que todo esto empezó. Durante los últimos 12 años, se viene produciendo un incesante bombardeo de misiles desde la Franja de Gaza hacia las poblaciones sureñas de Israel. Empezaron por el Anillo de Circunvalación de Gaza y la ciudad de Sderot. Después, Ashkelon. La última vez que el gobierno (no éste, otro) se hartó de la situación, se lanzó la Operación Plomo Fundido. Durante dicha operación, el círculo de alcance del fuego se amplió hasta las ciudades de Beer Sheva (mi ciudad), Ashkelon y Ashdod. La operación provocó una cierta disuasión, pero los misiles 'Kazzam' y los obuses de mortero siguieron cayendo "por cuentagotas" sin pausa, a veces más y a veces menos, y no hubo respuesta por nuestra parte. Ahora, este gobierno se hartó, pero mientras tanto el círculo de alcance del fuego se amplió hasta Tel Aviv y Jerusalén. ¡Jerusalén! ¿Qué hubiese sucedido si hubiesen hecho impacto en sus lugares más santos? Estoy seguro que también en ese caso su dedo acusador hubiese apuntado hacia nosotros.

Todo ese período que describí más arriba fue una época de rutina terrible, durante la cual una vez cada tantos días la alarma paralizante desgarraba la calma del día o de la noche y nos recordaba que siempre debíamos permanecer alertas. Que jamás podremos sentirnos seguros y protegidos, porque el enemigo siempre está allí. Durante toda esa época casi no hubo reacción militar. ¿Qué es lo que vuestro gobierno hubiese hecho en un caso así? Ustedes saben cuál es la respuesta, no es necesario que la mencione. La peor de las hipocresías que jamás haya visto. Gobernantes como Putin o Arduan, que en lugar de Bibi (Netanyahu) hace rato hubiesen descuartizado la franja en sectores aislados, pero prefieren criticar la "mano dura" que nosotros aplicamos contra los palestinos.

Tampoco hay que olvidar que fueron los pobladores de la Franja de Gaza quienes eligieron al Hamas para que los gobierne. El Hamas, esa misma cruel organización terrorista responsable de la muerte de cientos de israelíes, cuyo único objetivo es la conquista total de "Palestina" y la expulsión de todos los judíos de sus tierras y que nunca podamos tener el derecho a existir en esta tierra. Los habitantes de la Franja Gaza que votaron por el Hamas son los mismos por los que nosotros tratamos de evitar con ingentes esfuerzos que ninguno de ellos salga lastimado durante nuestros ataques contra el Hamas. Creo que la relación entre la cantidad de explosivos utilizados frente al número de víctimas fatales entre la población civil en esta operación es la mejor relación en toda la historia de las guerras. Bombardeamos miles de objetivos, seguramente se trata de cientos de miles de kilos de material explosivo, y murieron 100 palestinos – que contrariamente a todo lo que les contaron, fueron en su mayoría terroristas y se ocupaban activamente del terrorismo. Así somos nosotros, de buen corazón. No podemos ver sufrir a inocentes.

Israel siempre fue la parte conciliadora. Siempre estuvimos dispuestos a ceder tierras a cambio de paz, también cuando tierras es lo único que realmente nos está faltando. Si le mostrasen hoy a los israelíes una imagen del futuro, en la que pueda verse que les entregamos a los palestinos todos los territorios de la Franja y de la Margen, incluyendo la mitad de Jerusalén, y en esa imagen también podría verse la paz y la armonía entre las naciones, la gran mayoría de los israelíes votaría por ese proceso. Hay muchos israelíes que están dispuestos a ceder dichos territorios por la posibilidad, aunque sea muy remota, de que por fin llegue la paz, aunque la mayoría de nosotros somos lo suficientemente inteligentes como para darnos cuenta que eso no sucederá. Hemos aprendido a conocerlos, sabemos que ellos no van a parar hasta que no expulsen hasta el último judío de este pequeño territorio. ¿Alguna vez vieron en Palestina alguna manifestación contra la guerra? ¿Contra el derramamiento de sangre? ¿Alguna vez oyeron en la TV palestina a periodistas que se pongan de parte del lado contrario? ¿Alguna vez encontraron en las instituciones del gobierno palestino, tanto en la Franja como en la Margen Occidental, algún funcionario que se exprese públicamente contra el Hamas o a favor de Israel? ¿Vieron alguna vez a algún judío que viva en igualdad de derechos en Palestina o en cualquier otro estado árabe, si vamos al caso? No, seguramente no vieron. Pero todo eso lo tenemos en Israel – manifestaciones de apoyo a Palestina, diputados que apoyan al bando contrario y un millón de ciudadanos árabes en la más absoluta igualdad de derechos.

Ayer vi una caricatura que describe la situación en forma visual. En la caricatura puede verse una habitación con muchas sillas, y en el respaldo de cada silla escrito el nombre de un país musulmán. Había obviamente muchas sillas, tal como hay muchos países islámicos. En un rincón del recinto había una pequeña silla en la que estaba sentado un muchacho israelí, y en el respaldo de la silla estaba escrito "Israel". Todo el resto de las sillas estaba desocupado, pero el árabe que ingresó en la habitación insistió que el israelí estaba ocupando su lugar. Sin duda, una excelente descripción de la situación reinante. Tomen alguna vez un mapa, pinten a Israel de rojo (un pequeño puntito) y delimiten el contorno del mundo musulmán que nos rodea. ¿Impresionante, no? Cinco millones de judíos rodeados por mil millones de musulmanes y la superficie de Israel del tamaño de un grano de arena en toda una playa con respecto a ellos, pero de todos modos sobrevivimos. Y todavía mantenemos nuestro aspecto humano. Asombroso, ¿verdad? Ojalá que deban enfrentarse con el islamismo fundamentalista. Ojalá que en cada uno de vuestros países el Islam extremista aspire a una definición de autodeterminación y se levante contra vosotros. Y precisamente en ese momento, en que ese monstruo se yerga, entonces vamos a ver qué es lo que van a tener para decir. Entonces vamos a verlos protestar por los derechos humanos. Entonces llegará el momento en que deberán elegir entre ellos o ustedes. Y tal como van las cosas, mi esperanza está por cumplirse dentro de poco. Y me gustaría escuchar qué es lo que tendrán entonces para decir.

Con todo respeto,

Pablo Cal, Beer Sheva, Israel. Y no tengo otra tierra.

 

Traducción del hebreo: Marcelo Sneh